Viajes
Por: Actual Inmobiliaria / 15 de febrero 2017
Compartir
facebook twitter

LAS MEJORES PLAYAS DE COLOMBIA

Su envidiable ubicación geográfica le permite contar con litorales bañados por dos océanos — Atlántico y Pacífico— y por el tibio mar Caribe. A lo largo de sus 2.900 kilómetros de costa nacen playas idílicas, verdaderos paraísos tropicales con aguas turquesas y arenas blancas, donde crecen hermosos mantos de coral y se ven las impresionantes ballenas jorobadas.

A través de este reportaje, quisimos dar a conocer algunas de las playas colombianas más maravillosas, como las del archipiélago San Bernardo, ubicado a unos 50 kilómetros de Cartagena de Indias. Esta zona forma parte del Parque Nacional Corales del Rosario, una reserva de ecosistemas marinos con extensas áreas coralinas (privilegiada para las actividades submarinas) y exuberantes bosques de manglares.

San Bernardo está compuesto por diez islas de ensueño: Boquerón, Palma, Panda, Mangle, Ceycén, Cabruna, Tintipán, Maravilla, Múcura y el islote artificial de Santa Cruz, en las cuales se extienden increíbles playas con restaurantes junto al mar y diferentes alternativas de alojamiento.

Otro famoso archipiélago colombiano es Islas del Rosario, al sur de Cartagena, y donde se encuentran los balnearios más lujosos del país. Está formado por un conjunto de 27 islas; pero la mayor parte del turismo se concentra en Isla Grande, epicentro de la práctica del snorkeling y el buceo.

Los favoritos
Al norte del país y en medio del océano Atlántico, en las islas de San Andrés y Providencia, están algunas de las playas más turísticas de Colombia. Declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco, San Andrés es famosa por su Mar de Siete Colores, cuyas aguas pasan del azul intenso al celeste, turquesa y verde.

Entre sus playas más destacadas están Bahía Sardina, San Luis y el divino Johnny Cay, un pequeño cayo que incluye un bosque de cocos, arenas blancas y una exuberante fauna marina. Es recomendable visitar también la Cueva de Morgan, donde según cuenta la leyenda, está enterrado el tesoro del pirata Morgan.

La isla de Providencia, en tanto, es famosa entre los amantes del buceo, pues forma parte del arrecife de coral de Belice, el más largo del hemisferio Occidental. Son especialmente hermosas las playas Catalina, Aguamansa, Manzanillo, Maracaibo, Suroeste y Aguadulce, entre otras.

En la península de Barú, a unos 30 minutos de navegación desde Cartagena de Indias, se encuentra Playa Blanca, conocida como una de las más exclusivas de la costa colombiana. En esta zona se levantan propiedades de lujo y es un lugar ideal para los deportes náuticos, buceo, pesca deportiva y submarina. El increíble paisaje es coronado con una variada fauna compuesta por iguanas, delfines, tortugas y tiburones.

Bañada por el Mar Caribe se encuentra Santa Marta, llama la atención por su historia colonial y contrastantes paisajes naturales. Parece algo difícil de creer, pero en un día soleado los visitantes pueden ver los picos nevados de la sierra desde la playa caribeña. Fundada en 1525, esta hermosa ciudad es una de las más antiguas del continente. Su legado cultural y arquitectónico permite a los visitantes disfrutar de tesoros en las calles del centro histórico, como la catedral, los museos y el malecón de Bastidas, lugar ideal para un romántico atardecer.

Naturaleza a destajo
Situado en las cercanías de Santa Marta, el Parque Nacional Natural Tayrona es el santuario y reserva natural más importante del país. Con una red de ecosistemas única en el planeta y una gran biodiversidad, es posible encontrar sectores poblados por loros y manadas de monos aulladores. Todo un paraíso para viajeros del mundo.

De la treintena de playas que conforman el parque, la playa La Piscina destaca por su paisaje selvático que llega casi a la orilla del mar, arenas blancas, maravillosos arrecifes y aguas trasparentes.

El departamento del Chocó es uno de los destinos favoritos de quienes disfrutan de la fauna y biodiversidad colombiana. Esta zona de playas naturales y espectaculares cascadas en la Serranía del Baudó, es un refugio natural para muchas especies de paso como los peces voladores, aves migratorias y ballenas jorobadas, las que entre julio y octubre recorren esta área de la costa colombiana.

De paisaje desértico en contraste con el intenso color azul del mar Caribe, aparece Cabo de la Vela, un lugar ideal para los ecoturistas. Algunas de las actividades más solicitadas por los visitantes son los recorridos en jeep por las dunas, escalar la montaña rocosa, vuelos en parapente o simplemente disfrutar de los espectaculares atardeceres de la región. Aquí se encuentra el pueblo indígena wayúu, quienes ofrecen servicios de turismo rural que incluye hospedajes y restaurantes en chozas típicas frente del mar.

Cerca de la frontera con Panamá está Capurganá, un lugar donde se combinan acantilados, bahías de corales y aguas cristalinas. Entre sus imperdibles está la Piscina de los Dioses, una gran laguna natural que se forma entre los roqueríos; la Cascada del Cielo, cuyas aguas caen en plena selva y la playa Plamparejo, donde se puede nadar entre los corales.

Sin embargo, es en la playa El Almejal donde se vive una experiencia única de naturaleza en estado puro. Gracias al proyecto Golfina, los visitantes pueden observar el nacimiento y liberación de cientos de tortugas verdes o lepicochelis olivácea, las cuales están en peligro de extinción. Ver la caminata inaugural de estas tiernas tortuguitas, en medio de una playa de casi 2 kilómetros, fusionada con la selva húmeda y rocas volcánicas de gran volumen, es una experiencia simplemente inolvidable.